Tengo el vago recuerdo de salir del barrio, atravesar los huertos de la rivera del río y llegar al Hospital cruzando por un caminito de tierra y piedras. Éste era un lugar residual, desvinculado de la ciudad y pretendía ser tan solo un atajo entre los barrios de poniente y la ciudad. Este gran eje fluvial separa los barrios de poniente con el centro de Tarragona y vincula la parte baja de la ciudad con los barrios del norte. Aún ser tan discreto, tiene ciertas características que lo tornan especial. Su caudal es mínimo durante el año y solo se reanima en temporadas de lluvia dejándonos un amplio margen temporal para poder disfrutar este espacio tan característico. Hallar en este lugar, antes inhóspito, una creciente actividad de gente atraída por las buenas condiciones y oportunidades que el sitio proporciona después de la decisión de mantenerlo limpio y arreglado me alegra. Pensad que hemos encontrado en nuestra caja urbana un halo de esperanza que emana un sinfín de oportunidades que no debemos desaprovechar. Este emplazamiento tratado como la espalda de la ciudad ha promovido que la relación de la ciudad con éste lo margine y que el conjunto de murallas disfrazadas de muro de hormigón o escollera dificulte la integración y renuncie a oportunidades para mejorar las conexiones entre barrios. Es curioso que atravesando esta muralla protectora de las posibles riadas se halla un parque paralelo salpicado con mobiliario urbano “soft”. Donde la continuidad peatonal se ve truncada a cada puente si transitamos por la cresta y donde se han promovido aparcamientos de pago en superficie. Por qué no nos hemos tomado en serio esta muralla? Acaso es menos importante que la Romana? Porqué no la entendemos como una oportunidad para solventar los problemas de la ciudad? Sí!, fuera la escollera y en sustitución de su geometría necesaria hagamos un aparcamiento lineal con la cubierta peatonal relacionada con el río, que vincule los grandes accesos rodados y a su vez nos proteja de las posibles riadas. Que este parque tenga la entidad que se merece y esté dotado de equipamientos bien articulados con el tejido urbano que siempre le ha dado la espalda. Pensemos el sitio no solo como un eje de equipamiento sino como una amalgama como el resto de ciudad que motive las relaciones con los ciudadanos y dignifique la discontinua traza peatonal que supone el fin de la Rambla.

foto aerea francolí

Publicado en: DIARI de Tarragona (15/06/2013)

Puedes ver un artículo que comparte emplazamiento, El Parc Central

Etiquetado en:                        

One thought on “Nuestro Francolí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>