El ensanche en retícula de Bonavista, la Autovía del Mediterráneo, la carretera de Reus y el polígono residencial de Campclar construyen una gran manzana que alberga la red de caminos del campo claro que antiguamente albergaba las famosas buenas vistas. Es curioso cómo el espacio vacío entre ambos polos de población ha sido urdido y tejido con el tiempo, con una red armónica, sensata y fiable de caminos que responden directamente a las necesidades directas de los usuarios. Es el itinerario más corto acorde a la topografía, el más cómodo. Y lo más curioso de todo, es que somos los autores. Sí, ¡íntegramente!

Todos estos factores dan cobijo al fabuloso espectáculo dominical del mercado de Bonavista. No existe entrada única, porque todas las transversales de la retícula urbana están apoyadas por la continuidad efímera del orden de las paradas y la otra por las improvisadas explanadas a modo de aparcamiento. Es un orden racional, muy ordenado visualmente en planta pero todo lo contrario a pie de peatón. Los coches deambulan por caminos terrosos polvorientos mientras algunos son acopiados por los usuarios. Los matices creativos de los tenderos, la disposición de la mercancía, los umbrales y la picaresca espontánea moldean una entrañable atmósfera de caos, desorden y condensación de una pluralidad cultural en armoniosa convivencia. Los intereses de unos son las voluntades de otros. Y es en esa reciprocidad directa donde la magia del sitio explota y nos muestra la importancia que las relaciones interpersonales tienen con el lugar. Ilación imprescindible para que el espacio público vuelva a ser la casa de todos.

Creo que deberíamos tomar ejemplo del estrecho vínculo entre planificación y espontaneidad para que este potencial lugar que encarna tanta sabiduría sea tratado con el cariño y esmero que se merece. Es un conocimiento gestado en nuestra ciudad, por todos nosotros. Es un cuaderno abierto con muchos ensayos, cientos de verdades consolidadas y abundantes éxitos. Sería una catástrofe que un representante apoderado eche al traste, por la ineptitud de querer dar una imagen desvinculada de lo que realmente ya es un gran lugar.

gran manzana

mercado

Publicado en: DIARI de Tarragona (06/04/2013)

Te recomiendo este artículo sobre el orden de las cosas:

http://jordimartinezfuentes.wordpress.com/2010/10/12/lorde-com-a-morfologia-espaial/

Etiquetado en:                                    

One thought on “El Mercadillo de Bonavista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>