arquitecto exprimidor2El Arquitecto Exprimidor es una especie profesional de la rama de la arquitectura que habita en varios entornos laborales; desde universidades pasando por estudios de poca monta hasta grandes firmas con notable repercusión mediática.

Son seres que cultivan su egocentrismo a base de trabajadores no asalariados o con pésimas retribuciones que apenas dan para cubrir gastos. Se lucran del sistema esclavista que construyen mediante su influencia en las aulas de universidades, puestos laborales… con falsas promesas de trabajo. Con su discurso retórico seducen a jóvenes entusiastas que acaban siendo siervos fieles de estos abusones encubiertos esperando ser algún día recompensados. Se manifiestan de forma amistosa, destacan por su cordialidad y trabajan para que la fachada artificial que los oculta engorde a proporción de su ego. Acaban sometiendo al personal de forma sutil, generando falsas esperanzas que los ata y los programa lentamente para ser fieles servidores. Consiguen anular a la persona y se apropian de su trabajo e ideas. Atribuyéndose los triunfos de renombrados premios de arquitectura que se han dado a los proyectos de aquellos jóvenes engañados y sometidos.

¡Valora tu esfuerzo y trabajo! Evita ponerlo a merced de estos buitres avispados sedientos de recursos ajenos. Tu dedicación tiene un precio! No vale el argumento formativo porque se van a lucrar de tu trabajo. Si vas a contratar un arquitecto o estudio de arquitectura evita este tipo de individuos porque son el cáncer de la profesión.

 

Comparte este artículo, advertir a nuestros compañeros es importante.

Etiquetado en:                    

3 thoughts on “El Arquitecto Exprimidor

  • 17/03/2014 a las 7:55 pm
    Enlace permanente

    lo peor de estos esclavistas es cuando pretenden ser ejemplos a seguir y solo consiguen generar a nuevos esclavistas, que acaban creyendo tener la razón por ser la esclavitud lo único que conocen, entrando un rueda viciosa con la que se engrana el sistema. El arquitecto anónimo es el que mejora el mundo, el egocéntrico lo pervierte

    Responder
  • 09/01/2015 a las 10:37 am
    Enlace permanente

    Me encantó tu artículo! Pusiste el dedo en la llaga… cuántos de nosotros no nos hemos encontrado con situaciones como la que describes! Abusones! Y lo mismo digo de las prácticas, que encubren nuevas formas de esclavitud, son perversas pues pretenden insertar al alumno o titulado desempeñando trabajos en los que ni tan sólo se remunera el desplazamiento. Me niego a prestar mi apoyo a quien se lucra con el trabajo de otros! Cordiales saludos!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>